CONOCE TUS DERECHOS

Alex Dillinger

LEY 734-CÓDIGO ÚNICO DISCIPLINARIO

 

Muchos empleados que tienen el carácter de públicos, recaen en procesos disciplinarios en el deber de sus funciones o de su cumplimiento. Sin la debida defensa técnica, sin el acompañamiento o la representación adecuada en este proceso, las sanciones aplicadas al funcionario suelen ser desde la suspensión e inhabilidad de ejercer cargos públicos por un tiempo determinado, hasta la destitución del puesto que desempeña.

OFICINAS DE CONTROL INTERNO DISCIPLINARIO
PROCURADURÍA (Poder Preferente)
PERSONERÍA 

FUNCIONARIOS PÚBLICOS, EMPLEADOS PÚBLICOS Y PARTICULARES QUE CUMPLEN FUNCIÓN PÚBLICA

La investigación generalmente se inicia por la queja que interpone un ciudadano que considera que algun funcionario en representación del Estado, como por ejemplo un Agente de Tránsito, Policía o similares,  haya realizado una conducta o comportamiento reprochabe; también por remisión de otra entidad por el factor de competencia. O también por la queja que puede interponer alguno de sus compañeros de trabajo o de un superior.

No se debe confundir un proceso disciplinario con un proceso penal, o con un proceso administrativo, aunque en muchos casos una falta disciplinaria puede converger y dar origen a un proceso penal simultáneamente, y cuando la decisión en materia disciplinaria no resulta favorable al disciplinado (funcionario), tal decisión puede ser controvertida ante un Juez Administrativo.

¿DONDE SE REALIZA EL PROCESO DISCIPLINARIO?

La queja se puede iniciar en cualquiera de las tres entidades, pero como lo determina el Código Disciplinario, el poder preferente de la Procuraduría General de la Nación la faculta para adelantar actuaciones disciplinarias contra cualquier servidor público sin consideración a su jerarquía, cuando lo considere conveniente o necesario.

 

Nuestro servicio está encaminado a la representación y defensa técnica de los empleados públicos cuando son sometidos al proceso disciplinario en cualquiera de estas tres entidades